Portilla de la Garganta

Portilla de la Garganta
Ese pedrusco de la izquierda es el Fraile

Seguidores

jueves, 1 de julio de 2010

¿Me caso?


 
Como me hacía falta una hermosa novia, me he traido esta del blog de mí buena amiga Miuíka. Gracias amiga mía.



Un tal Ricardo Sepúlveda, pide consejo a su amigo Teodoro Guerrero sobre una cuestión muy delicada: El matrimonio. Vamos a leer estos poemas que se editaron en un libro escrito creo que por Teodoro Guerrero, puesto que no hay más nombre de autor que este, publicado en 1873 y titulado:
El Matrimonio.
(Pleito en verso).








¿Me caso?



(A Teodoro Guerrero)
___________________________________________________
_____________________________________________
____________________________________



El matrimonio procede del amor como el vinagre del vino.
(Byron)





..................................................





Sobre un punto cuestionable
tengo hace tiempo una duda,
y es, por tanto, incuestionable
que vengas hoy en mí ayuda.
Estaré dado al demonio;
mas esta es mí duda amigo:
Quien propaga el matrimonio
¿merece premio, o castigo?
Tú lo ensalzas… elocuente;
la juventud se desmanda…
Si fuera tan excelente,
¿para qué la propaganda?...
he leído con afán
esos Cuentos de salón,
que publicándose están
con inmensa aceptación.
Aplaudo su estilo ameno;
son morales, entretienen;
pero lo que yo condeno
es la tendencia que tienen.
¿No merece… cualquier cosa
quien al célibe acomete?
Eso de tener esposa
¿no es como tener grillete?
Dijo un lord con gran talento
“Procede (y no es desatino)
del amor el casamiento
como el vinagre… del vino”.
Y siento, por consecuencia,
Que tu ingenio se consagre
a demostrar la excelencia
no del vino… del vinagre.
No te figures, Guerrero
que hablo por necia manía:
no señor; cantar espero
la palinodia algún día.
Pero ya vuelvo a tener
la eterna dificultad:
¿donde se halla la mujer
que da la felicidad?
Yo se que en dudas me abismo,
que me hacen perder la calma;
yo sé que el escepticismo
es siempre cáncer del alma.
Yo sé que fui reclutando
del matrimonio enemigos…
Y ahora… ¡se me van casando
casi todos mis amigos!...
Se que hay quien puede en la vida
gozar de dicha ignorada,
si al creer su fe perdida
halla la mujer soñada…
Pero… Ramón se ha casado,
y pasa la pena negra
con la mujer ¡que ha soñado!
dos primitos y una suegra.
Sé que hay consortes felices…
(hasta dos puedo citar)
mas sé también que hay deslices
imposibles de evitar.
Yo sé que el lazo sagrado
que funde a dos en un ser,
es el más perfecto estado
del hombre y de la mujer.
Y sin embargo, me aterra
esa unión; sigo soltero,
aunque tu me hagas la guerra
con el valor de un… GUERRERO.
Amigos tuve en Granada
(aún al pensarlo me asusto)
incapaces de hacer nada
que no fuera santo y justo.
Fama de probos lograron
y de profundo talento;
¡y no obstante, se casaron
sin tener remordimientos!
Mil ejemplos hay patentes
de bodas perjudiciales…
¡hay tantos inconvenientes
en esos saltos mortales!
Amantes muchas del oro,
dominantes, perezosas,
hasta infieles… ¡Ay, Teodoro!
¡no puedo con estas cosas!
Y es lo más grave del caso,
que no sirve conocerlas:
no hay, para dar un mal paso,
cosa mejor que escogerlas.
No tiene importancia alguna
la experiéncia en este punto,
pues cada mujer es una…
complicación del asunto.
Quizá la pasión me ciega
al no apuntar más que abrojos;
pero el que a casarse llega,
¿no es porque cierra los ojos?
En fin, si tú me convences
(con los datos que me faltan)
de que pienso mal; si vences
los temores que me asaltan,
si pruebas que en este suelo
hay mil parejas dichosas
que viven como en el cielo,
así… una porción de cosas,
tal vez vea mis errores,
que abjuraré por fatales,
y seré de esos señores
que se casan muy formales.
Si errores voy abjurando
que al matrimonio se imputan,
ya te escribiré llorando:
¡Moritori te salutan!

En la próxima entrada os dejaré que leáis la respuesta de su amigo Guerrero. Es un libro muy bonito, en el que intervienen distintos personajes, grandes poetas de la época, unos aconsejando el matrimonio y otros desaconsejándolo. Espero que lo disfruteis.

12 comentarios:

Juan Francisco dijo...

Hola amiga Janita, estoy probando si se puede comentar o no. Un abrazo.

Janita dijo...

Hola Juan.
Será que la duda de Ricardo va a pasar después de la respuesta de su amigo Guerrero?
A my me parece que se va a quedar más fuerte...
En Portugal se dice: " Quien casa no pensa y quien pensa no casa".
Quizás porque el matrimonio sea así, un poco, como un salto en lo oscuro.
Antes que me contestes te voy a decir lo que, por supuesto,me vas a decir: Ni siempre.
Me voy quedar, ansiosa, por saber como va a salir de esto gran dilema lo pobrecito de Ricardo Sepúlveda.
Besos de tu siempre amiga
Janita

Janita dijo...

Juan Francisco.
Gracias a mi nieto Juan( João) que me ha dado una sugerencia, por fin lo consegui.
Estos chicos de ahora saben todo, gracias a Dios. Ufa...

Um abrazo de los dos para ti, amigo mío.

MIUÍKA dijo...

Meu querido amigo,para mim é uma honra que tenhas escolhido uma das minhas imagens,e poderás levar sempre as que mais gostes.
Um beijinho da amiga...Miuíka

Juan Francisco dijo...

No te preocupes Janita, porque voy a publicar algunos poemas más del libro. Fíjate que son poemas de un libro quer se publicó en 1873 y que mí hijo Juan Francisco encontró un "facsímil" y me lo regaló por mí cumpleaños el año pasado. Tiene respuestas muy sabrosas y ocurrentes, ya lo verás. Bueno, que me alegro que se haya solucionado el problema. Yo creo que nos estamos (al menos yo)un poco pasados de moda en esto de los ordenadores. Un abrazo Janita y te prometo publicar la respuesta en un par de días.

Juan Francisco dijo...

Gracias Miuíka. Ya has visto que me había adelantado a traerlo. Y me ha gustado mucho, como me gustó en tú blog. Yo te digo lo mismo y lo sabes: Cualquier cosa o poema que te guste de mis blogs, no dudes en usarlo. Un abrazo grande para tí.

Carolina dijo...

Ahhhhh mi querido Juan, me quedé pensando con el nombre de "Me caso" jajajajaja , me dije wow, se casa de nuevo jajajajjaaja

El matrimonio entre dos, es la prueba más grande de aguante, eso si, con querer, con mucho amor, con cariño, y sobre todo estar allí, en las buenas y en las malas. Sin perder la chispa, la innovación, y todo lo que contribuya a que la llama no se extinga con la rutina.

Un besito y feliz fin de semana

Juan Francisco dijo...

Hola Carolina, hay un pequeño matiz que diferencia la noticia: No es "Me caso" sino "¿Me caso?". Pregunta, no afirmación. Yo ya yengo la carrera hecha, amiga mía. Si lees los próximos post te vas a reir, ya verás. Un abrazo Carol, y sobre tu entrada que no te he comentado, pero que pasé por all´a verla, te diré que por aquí está lloviendo, o sea que de viernes playero nada de nada. Besos.

Luz dijo...

Hola !Juan Francisco me ha gustado mucho tu entrada sobre el casamiento y la duda de nuestro protagonista...je,je, estaré esperando la respuesta del amigo..
Buen fin de semana

Poetiza dijo...

Franciso, que buenos versos, no los conocia, un gusto leerlos, te dejo un beso, cuidate amigo.

Juan Francisco dijo...

Hola Luz, la verdad es que es un libro precioso con la intervención de grandes escritores que aconsejan que se case y otros igual de grandes que aconsejan lo contrario. Ahora publicaré la respuesta de su amigo Teodoro Guerrero. Te gustará. Un abrazo y buen fin de semana.

Juan Francisco dijo...

Hola Sandra... ¿sabes que ocurre? pues que tenía este libro guardado desde hace dos años que me lo regaló mí hijo Juan Francisco. Y el otro día lo retomé y pensé en publicar alguno de sus poemas. No me extraña que no lo conocieras, porque como digo al principio es de 1873. Un facsimil del original que yo pienso que se tiene que haber leido poco, no lo se. Espero te guste lo que sigue. Un abrazo Sandra con mí cariño.