Portilla de la Garganta

Portilla de la Garganta
Ese pedrusco de la izquierda es el Fraile

Seguidores

viernes, 19 de marzo de 2010

El embargo

La foto la he bajado de internet. Si alguien tiene derechos sobre ella,
y me lo dice, la retiraré rapidamente.


El embargo
__________________________
______________________
_________________

Señol jues, pasi usté más alanti
y que entrin tós esos;
no le dé a usté ansia,
no le dé a usté mieo...
Si venís antiayel a aflijíla,
sos tumbo a la puerta... ¡pero ya s'ha muerto!
Embargal, embargal los avíos,
que aquí no hay dinero:
lo he gastao en comías pa ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me quea,
porque no me dió tiempo a vendello,
ya me está sobrando,
ya me está gediendo.
Embargal esi sacho de pico,
y esas jocis clavás en el techo,
y esa segureja,
y esi cacho'e liendro...
¡Jerramientas, que no quéi ni una!
¿Ya, pa qué las quiero?
Si tuviá que ganalo pa ella,
¡cualisquiá me quitaba a mí eso!
Pero ya no quió vel esi sacho,
ni esa jocis clavás en el techo,
ni esa segureja,
ni esi cacho'e liendro...
¡Pero a vel, señol jues: cuidaíto
si alguno de esos
es osao de tocali a esa cama
ondi ella s'ha muerto:
la camita ondi yo la he querio
cuando dambos estábamos güenos;
la camita ondi yo la he cuidao,
la camita ondi estuvo su cuerpo
cuatro meses vivo
y una noche muerto!...
¡Señol jues: que ninguno sea osao
de tacali a esa cama ni un pelo,
porque allí lo jinco
delanti usté mesmo!
Llevaisuslu todu.
Todu menus eso,
que esas mantas tienin
suól de su cuerpo...
¡y me güelin, me güelin a ella
ca ves que las güelo!...




Hoy traigo el  poema de José Maria Gabriel y Galan titulado: El embargo.

Uno de los culpables de que a mí me guste tanto la poesía. Este y otros del mismo autor, unos en castellano otros como este en extremeño, se leían avidamente en mí casa y con bastante asiduidad en la escuela. Nos enseñaron a comprender su significado, a sentir como el personaje del poema podía sentir en cualquiera de ellos. Y así sigo, amig@s. Y espero seguir siempre igual.
Yo he visto hombres hechos y derechos como se solía decir en Extremadura, recitar este y otros poemas de una forma desgarrada, con los ojos derramando lágrimas por su cara mientras iban diciendo los versos de Gabriel y Galán. Si hay algún extremeño que me lea, sabe que esto que digo era cierto.
Recuerdo especialmente a un primo hermano mío, Jacinto Antón Bravo (ya fallecido) recitando como no se lo oí jamás a nadie, El embargo, El Cristu benditu, El ama... todo, porque se las sabía de memoria todas. Dios le tenga en su gloria.
A los que conocen el poema, solo un recordatorio. A los que no le conocen... leedle detenidamente.

9 comentarios:

Poetiza dijo...

Francisco. Es de una intensidad increible el poema, atrapa y llena de sensaciones el alma. Me gusta la poesia de Gabriel y Galan, en CafePoetas hay algunas de el tambien. Te dejo un beso, cuidate amigo.

sara dijo...

Hola Juan Francisco, no conocía yo a este autor, siempre aprendo un montón con tus entradas.

besos y abrazos de tu niña gallega.

Sara

♦☻Sara☻♦ dijo...

Hola!!
Que bonita poesia!!
No conocia al autor no em sonaba..
Pero haora si!!

Besitosss

Juan Francisco dijo...

Hola Sandra, desde luego que he leido alguna, tienes allí de todo, es un rincon precioso. Un abrazo y feliz semana primaveral desde aquí.

Juan Francisco dijo...

Gracias mí pequeña amiga de galicia. Busca en Internet "El Ama", es un poema de este autor, que te hace saltar las lágrimas. Si te gusta leer poesía con sentimiento, (y yo se que sí) esta te encantara. Un abrazo, Sara y que pases una estupenda semana de Primavera.

Juan Francisco dijo...

Hola Sarita, este poeta era de Salamanca, pero se fue de maestro (era Maestro Nacional) a un pueblo extremeño llamado Guijo de Granadilla y allí empezo a escribir poemas en extremeño. (Ya escribía poesía antes). Murió con treinta y pocos años, pocos días después de que muriera su padre. Te recomiendo que te busques en Internet la poesía "El Ama" y si la lees, me dices luego que te parece... ¿vale? Un abrazo muy fuerte con mí cariño siempre.

Jorge Torres Daudet dijo...

Juan, coincidimos; es un poema que, de joven, recitaba a mi padre, después de que él me lo hiciera leer por primera vez. Y, desde entonces, siempre lo he tenido en el corazón.
Un placer haber conocido este rincón, gracias a Sandra.

Jorge Torres Daudet dijo...

Ah! la foto, muy a propósito.

Juan Francisco dijo...

Hay muchas cosas para agradecer a nuestra querida Sandra.
De Gabriel y Galán, tengo los mejores momentos a través de mí memoria. Era un niño cuando mí madre empezó a recitarnos sus poemas y se me ha quedado ahí en el alma metido... ya, para siempre. Un abrazo, Jorge y me alegra que coincidamos en esto.