Portilla de la Garganta

Portilla de la Garganta
Ese pedrusco de la izquierda es el Fraile

Seguidores

miércoles, 3 de marzo de 2010

La lágrima infinita






La lágrima infinita
______________________________
__________________________
_____________________

¡Esa!... La que en alma llevo oculta;
la que no salta fuera ni se expande
en la pupila. La que a nadie insulta
en un alarde de dolor. La grande,
la infinita y sombría,
la terca, la traidora, la doliente
lágrima de dolor... ¡lágrima mía!
que está clavada en mí profundamente.
La que no da una tregua ni un consuelo
de dulce sollozar. La que me hiere
y no punza, y no obsede, y pone un velo
turbio en mís ojos. La que nunca muere
ni nace en flor de rostro. La que nunca
refrena su latir; la que no intenta
asomarse a la faz y quedar trunca,
y hace la pena interminable y lenta.
Agua de manantial que va en la sombra
tortuosa de mí yo, tierra maldita
donde no nace planta ni se nombra
ningún nombre de amor... ¡Esa infinita
lágrima e de dolor, sorda y amarga,
que llega hasta mis ojos y no fluye
en catarata ardiente! La que embarga
mi ser y en el silencio se diluye...
Gota que cristaliza y se hace piedra,
dolor que se concreta y se resume;
planta parásita como la hiedra
que trepa al corazón y lo consume.
Infinito dolor sin esperanza
de resolverse en líquido siquiera.
Invierno seco y duro que no alcanza
a transformarse luego en primavera.
Nieve perpetua sin ningún deshielo.
Polo desierto que en la ardiente entraña
anhela el húmedo calor del cielo,
que ni lo fertiliza ni lo baña.
Lágrima que no alivia la tortura
de los ojos cansados de infinito.
Lágrima que no cura la amargura;
que no es queja, ni expresión ni grito.
Cántaros secos, aridos, mis ojos.
Páramos sin frescura ni rocío.
Febricitantes de escrutar los rojos
límites del espacio y del vacío.
¡Esa...! La que no llega ni ha llegado
ni llegará a los ojos nunca... ¡nunca!...
Mí lágrima tenaz, que no ha mojado
el Sahara esteril de mi vida trunca;
esa... no la veras, porque en la calma
de mis angustias se ha trocado en perla.
Para verla hace falta tener alma,
y tu... ¡no tienes alma para verla!





El poema de hoy es de un cubano llamado: Hilarión Cabrisas.

(Las fotos son de la red. Si alguien las considera suyas, las retiro rapidamente.)

11 comentarios:

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Juan Francisco el poema es magnifico es muy
bueno,te felicito por el trabajo que ases
para deleitarlos con tus publicaciones.
Muchos cariños que estes bien.

AMBAR dijo...

Hola Amigo, nos presentas preciosidades que no conocemos, gracias por ese tiempo que nos regalas con estas maravillas que sinceramente se aprecian y que sin tu esfuerzo no podriamos dirfrutarlas.
Un abrazo.
Ambar.

sara dijo...

Precioso, sinceramente precioso!!

besos y abrazos de tu niña gallega, Juan Francisco

sara

unpuentedepalabras dijo...

Hola Juan Francisco: muchísimas gracias por añadirnos a tus amigos de palabras, el poema es muy hermoso a veces se necesitan las lágrimas, buscaré al poeta en S.Google, no lo conocía...
Tan pronto regrese a casa te enviaré un regalo que haga honor a esta página.
Un abrazo, Alondra

Poetiza dijo...

Me encanta ese poema y el Poeta. Besos, cuidate amigo.

AMBAR dijo...

Hola Juan Francisco, cuidate, para que a tu vez TÚ, puedas ayudar a quien te necesite, a nosotros nos cuidas con tu amistad que sinceramente se aprecia.
Rezo, y seguire rezando para que cuando lleguen situaciones en las que nosotros poco podemos hacer, la LUZ DIVINA nos guíe para seguir adelante.
Un abrazo.
Ambar.

Juan Francisco dijo...

Gracias Gladys. Sguiré trayendo poemas de todas partes para tod@s l@s que quieran pasar un rato agradable leyéndolos. Un abrazo muy fuerte.

Juan Francisco dijo...

Hola Sandra. No le conocía, pero la verdad es que tiene cosas muy buenas. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Hola, mí niña gallega. Me alegro que te haya gustado. No todo el mundo sabe deisfrutar con el sabor de una buena poesía y tú, a tu edad, lo haces. Sigue así, pequeña amiga. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Hola Alondra, buscalo, seguro que estará ahí. Yo lo encontré en un libro y es muy bueno. Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Hola Ámbar, gracias por tus palabras. La verdad es que para mí es un placer leer y copiar los poemas de estas grandes poetas. Si además son del agrado de los que me visitais, doble satisfacción. Un abrazo, amiga.